Sistemas de alimentación y procesamiento
posterior de la  Z.PACK


El atractivo embalaje del producto hace que se venda por sí mismo

En cuanto al envasado de productos de alta calidad, también ofrecemos soluciones integrales. Y es que los tiempos de ciclo, las cavidades, los tiempos de reajuste o los formatos solo son una cara de la moneda que optimizamos constantemente para que usted salga ganando.

Jörg-Phillip Zimmermann, comercial de ventas

«Pero también pensamos en lo que sucede antes y después de pasar por la envasadora, es decir, durante el transporte del producto y su tratamiento posterior. Y, ¿por qué? Porque eso es lo que marca la diferencia decisiva para lograr una solución eficiente que cree valor... ¡Y contribuya a su éxito!».

This video has been disabled until you accept marketing cookies. Manage your preferences here or directly accept targeting cookies.

El antes…

Durante el transporte final del producto, lo importante es preguntarse cómo llega al blíster el producto a envasar. Lo más habitual es que los productos se introduzcan manualmente. Sin embargo, eso suele reducir el rendimiento total de la línea de envasado, ya que requiere un trabajo adicional de los operadores de las máquinas. A ello hay que sumar el aspecto higiénico, ya que los productos se tocan antes de su envasado.

¿Cuál es la solución?

La solución son los sistemas de transporte que pueden integrarse, incluso a posteriori, en las máquinas de envasado que ya poseemos. Por ejemplo, la variante semiautomática del sistema de alimentación H105 o el sistema de alimentación totalmente automático H106/H107.

…y el después

Pero, ¿qué pasa después con los blísteres acabados, cuando finaliza el proceso de envasado primario? Es aquí donde puede dar rienda suelta a la imaginación para configurar su solución: puede añadir a los blísteres otros detalles de diseño, como etiquetas o estampados al dorso. De este modo, hará que el envase aumente enormemente su atractivo para el consumidor en el punto de venta.

Pero nosotros vamos más allá

También puede envasar los blísteres acabados en embalajes secundarios, como cajas. La envasadora Z.PACK puede integrarse sin problemas en líneas de envasado totalmente automatizadas en la zona ‘end of line’, naturalmente, basándose en el principio ‘no human touch’.

Estas son sus ventajas:

  • Reducción de costes gracias al ahorro de recursos → con una automatización completa, el único trabajo manual es la realimentación de materiales de producción
  • Exclusivamente materiales de primera calidad: después de pasar por la Z.PACK, solo se tratan envases de buena calidad → dependiendo de los costes del material, así pueden ahorrarse cantidades de hasta cinco cifras anuales
  • Eficiencia: apenas necesita piezas de muestra; proceso de reajuste más rápido -> con una automatización total, en tan solo 2 horas

¿Le interesa?

Estaremos encantados de enumerarle el resto de posibilidades.